En reposo

 

Lanchas amarillas

Las lanchas amarillas acostumbran a pescar en nuestra costa, justo enfrente de las playas. Claro que a veces también se alejan mar adentro y recién volvemos a verlas cuando regresan. Se llaman “lanchas amarillas” porque con ese color están pintadas las pequeñas embarcaciones que hacen pesca costera en Mar del Plata.

Las lanchitas parten desde el puerto todas las madrugadas, un rato antes de que la luz del sol despierte a la ciudad. Casi siempre van acompañadas por una bandada de gaviotas que vuelan a su alrededor, hasta que muy despacio se pierden en el horizonte.

Luego de pescar en alta mar, y poco antes de que anochezca, las lanchas vuelven al puerto y amarran una al lado de la otra en la dársena de pesca costera. Allí es donde descargan los cajones repletos de pescados y frutos del mar. Siempre que las lanchas amarillas amarran en la banquina del puerto hay mucha gente; pescadores, familiares de los marineros, trabajadores del puerto, turistas.

Y también algún que otro lobo marino, que enseguida se trepa a la cubierta de una lancha para dormir un buen rato.

¿Por qué son amarillas?

Los antiguos botes de pesca eran multicolores, para que pudieran ser distinguidos en el mar. Muchos tenían pintados franjas con los colores de la bandera italiana: rojo o verde. Algunos tenían tallados hermosos ‛’mascarones de proa” en madera.

El color amarillo que actualmente lucen las embarcaciones ya tiene muchos años. Los pescadores dicen que ese color comenzó a usarse a fin del  siglo pasado. Y fue con el paso del tiempo que el amarillo se adoptó definitivamente.

¿Querés saber qué significa el amarillo? Bien, lo primero: el color identifica solamente a las embarcaciones que hacen pesca costera. Segundo: el color lo usan las lanchas pequeñas y los barquitos costeros.

La diferencia de tamaño entre las lanchas y los barquitos costeros no es mucha, sin embargo es muy importante: las lanchas  no pueden alejarse más de 12 millas marinas de la costa, y tampoco pueden ausentarse del puerto más de 24 horas. Los barcos amarillos, que miden hasta 20 metros de largo y que además tienen pintada una franja roja, pueden navegar hasta las 100 millas y pescar varios días sin volver al puerto.

Lanchas de ayer y de hoy

Las viejas lanchitas de pescar eran más pequeñas que las actuales y estaban construidas — igual que ahora- con madera. En un principio eran propulsadas por velas. Las más conocidas eran las que usaban velas del tipo latina, que son de forma triangular. Además solían llevar otra vela menor en la proa, también triangular, llamada foque.

Es bueno saber que los pescadores aseguran que todos los mares del mundo son diferentes, así que las lanchas deben construirse de una manera especial según las aguas en donde naveguen. Las embarcaciones que usan en Mar del Plata están hechas para que puedan pescar sin problemas en nuestras costas.

En el siglo pasado los pescadores dejaban sus embarcaciones, en las playas del “centro” del pueblo: la Bristol, Punta Iglesia o Playa de los Pescadores. El primer bote a vela que se hizo a la mar fue el Lucaro, y sus marineros fueron los italianos Pelusso y La Cava.

Para empujar los botes al mar, así como para sacarlos hasta la orilla, los pescadores usaban, yuntas de caballos. También  utilizaban grúas del “muelle Luro”, que estaba a pocos pasos de allí. Los marplatenses y turistas se maravillaban con aquellas escenas, al igual que ahora cuando visitan la banquina del puerto al atardecer.

Los pescadores y sus  botes a vela estuvieron en las playas durante casi cuartenta años. Recién cuando el puerto actual estaba en construcción, allá por 1917, se mudaron a la dársena en donde ahora están

Las “viejas” lanchitas

La pesca es una actividad muy antigua en nuestra costa.   Antes de que Peralta Ramos fundara Mar del Plata, allá por el año 1874, el viejo pueblo se llamaba Puerto de Laguna de los Padres. Y como buen puerto, el pueblo tenía un muelle de hierro construido en donde ahora está Punta Iglesia. Allí amarraron los primeros barcos a vela, que eran de carga.

Los barquitos de pesca aparecieron muy poco tiempo después, cuando en 1888 se inauguró el primer hotel de gran jerarquía del Mar del Plata: el Bristol Hotel. Los precursores fueron unos pescadores italianos que decidieron quedarse a vivir en el todavía pequeño pueblo. En aquella época se construyó el primer barco de pesca de Mar del Plata: era de madera, tenía casi 7 metros de eslora y lo bautizaron Segunda Sirena.

 

Anuncios

Un pensamiento en “En reposo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: